Ú L T I M A S R E S E Ñ A S

domingo, 10 de febrero de 2019

Reseña 123: La boda de Rachel Chu

Leído en 5 tardes
537 páginas
¡Hola, chiquillos! ¿Qué tal se os ha pasado la semana? Para mí esta semana ha sido súper tranquila, adaptándome todavía a la rutina (soy de probar diferentes rutinas hasta encontrar la que más se ajusta a los resultados que quiero obtener).

¡Espero que para vosotros también haya sido una buena semana! Como cada domingo, os traigo nueva reseña. Esta vez se trata de otro libro de Kevin Kwan, de la trilogía 'Locos, ricos, asiáticos'.

- Sinopsis -

La víspera de su boda con Nicholas Young, heredero de una de las grandes fortunas asiáticas, Rachel debería sentirse feliz. Tiene un diamante sin igual, un vestido de novia de ensueño y un novio que está dispuesto a ignorar a sus entrometidos familiares y a renunciar a su fortuna con tal de casarse con ella. Sin embargo, a Rachel le entristece la ausencia de su padre biológico, al que nunca conoció. Cuando un fortuito accidente le revela su identidad, Rachel se ve inmersa de repente en el fastuoso esplendor de la alta sociedad de Shanghái. En ese mundo de lujo desmedido conocerá a Carlton, un chico malo con tendencia a estrellar Ferraris; a Colette, una celebrity de las redes sociales perseguida por enfervorecidos paparazzi, y al hombre al que Rachel ha estado esperando toda su vida: su padre.


[Ejemplar enviado por la editorial]

- Reseña -

Como bien sabéis, esta trilogía me tiene enamorada. Todavía no se ha publicado entera (falta la última parte) pero tengo muchísimas expectativas en el autor, porque me transmite muy buen rollo.

Veamos, 'La boda de Rachel Chu' es la segunda parte de 'Locos, ricos, asiáticos', cuya reseña subí en noviembre. De cara a la primera parte fui con muchísimas expectativas y he de reconocer que no me hizo reír tanto como yo esperaba, aunque disfruté muchísimo leyéndolo.

Por eso, en cuanto empecé este libro pensé que iba a seguir en la misma línea, pero me he llevado un chasco. El autor se ha superado con el segundo libro, y puedo adelantaros ya de ya que me ha encantado.

Bueno, ¡vayamos por partes! La edición es preciosa, a mí las portadas minimalistas me pierden, y sigue el mismo estilo que el libro anterior, aunque el color de la cubierta es totalmente diferente, en el anterior veíamos un fondo de color naranja, mientras que en este es azul. Yo lo recibí en tapa blanda, y fue una auténtica gozada leerlo.

He de confesar que sus más de 500 páginas me asustaron en un principio, pero os digo de verdad que se leen en un suspiro. ¡O en medio suspiro!

Veamos, la historia sigue su hilo dinámico, retomamos las historias que quedaron abiertas. Para no despistarnos el autor nos facilita una lista de los personajes más importantes del libro anterior y quiénes son, por si necesitamos consultarlo. Yo por ejemplo lo consulté un par de veces, sobretodo al principio.

Como os decía, retomamos las historias principales y he de decir que el autor lo hace de una manera magistral. No sólo las retoma, sino que conecta unas con otras, les da giros argumentales tremendos, nos tiene preparadas unas sorpresas increíbles... No podía despegar mis ojos del libro de lo muchísimo que me enganchó.

Una de las cosas que destaqué en el libro anterior fue la continua sátira hacia la riqueza asiática, y es algo que continuaremos viendo aquí, pero se me hizo menos intenso. No sé si porque me he acostumbrado a su forma de escribir o porque realmente le da menos importancia. Su pluma sigue siendo fresca, amena y muy fácil de leer.

El punto fuerte de este libro, como ya he mencionado antes, es que las historias se desarrollan y creo que alcanzan todo su esplendor. Vemos cómo los personajes van evolucionando, cómo aprenden de sus errores y cómo se comportan. Sinceramente, yo no le he encontrado fallo alguno a la trama (y eso que soy súper tiquismiquis, ya lo sabéis).

Una cosa que me ha encantado ha sido que la sinopsis no desvela absolutamente nada de lo que pasa. Hay algunos libros que con la sinopsis ya sabes lo que va a pasar en medio libro y no te sorprende nada, porque ya te esperabas todo. Pues con este libro, la sinopsis se queda en el primer (y segundo, como mucho) capítulo y a partir de entonces... ¡todo sorpresa!

En conclusión, ha sido una lectura que he adorado y disfrutado muchísimo. Y que ya estaré pendiente de la página web del sello SUMA para ver cuándo se publican los siguientes libros.

¡Un besito y hasta la próxima entrada!

Mo-



domingo, 3 de febrero de 2019

Reseña 122: Un invitado inesperado

363 páginas
Leído en 3 días
¡Hola! ¿Qué tal estáis? Yo esta semana he vuelto a la carga, me he apuntado al gimnasio y a mindfulness, y estoy lista para hacer de mí una mejor persona.

Antes de contaros nada sobre el libro, os tengo que poner en situación: yo leo poquísimo thriller. Es un género al que le tengo bastante respeto y siempre he preferido leer otro tipo de libros, pero sabéis lo que pasa, en Edición Anticipada cuando sale algún libro en papel hay que decidir rápido si se quiere el libro o no, pues en 5 minutos ya han volado todos los ejemplares en físico que ofrecen.

Entonces, en cuanto me llegó el correo (a las 2 de la madrugada, por cierto) y leí la sinopsis, lo pedí directamente, sin darle vueltas. Y os he de confesar que después de haberlo pedido, me quedé un rato pensando: oh, dios mío, qué he hecho, he pedido un thriller de la cabeza a los pies, tengo un riesgo muy elevado de que me dé un infarto mientras leo el libro... Y no me equivocaba en eso último, el libro me ha hecho sufrir hasta la última página. Pero sí que me equivocaba en el hecho de pensar que no iba a disfrutar del libro. Pero bueno, eso os lo cuento en la reseña.

-Sinopsis-

Los huéspedes que van llegando al encantador y remoto hotelito Mitchell's Inn se observan mutuamente con interés pero desde una prudente distancia. Todos ellos han recalado allí en busca de un relajante (quizá hasta romántico) fin de semana en medio del bosque y lejos de sus vidas. El hotel presume de contar con acogedoras habitaciones, elegantes chimeneas de leña y una bodega bien surtida. La oportunidad perfecta para practicar el esquí o acurrucarse en la cama con una buena novela de misterio.
Pero cuando una violenta tormenta azota las montañas y corta la electricidad, el grupo se ve completamente aislado del resto del mundo. Nadie puede entrar... ni salir. Entonces descubren el primer cadáver, y la horrible verdad sale a la luz. Tienen a un asesino entre ellos. Y no hay escapatoria.

-Reseña-

Como bien os he dicho al principio, con este libro fui totalmente a ciegas. Ni había leído nada de la autora, ni había visto críticas, ni leído reseñas, ni nada. Cero. No tenía ni idea de qué me iba a encontrar ni si el libro se ajustaba a mis gustos literarios.

En cuanto me llegó el libro lo primero que me agradó fue la edición, cuidada y en tapa dura. Lo único que me chirrió un poquito fue que el libro tenía una sobrecubierta, un papel que tapizaba la cubierta. A mí personalmente las sobrecubiertas no me agradan un montón, pues a la hora de leer como suelo sostener el libro en vertical muchas veces se me resbala y me parece incómodo. Pero quitando este detalle, la edición en sí me agradó. El papel es grueso, cómodo para pasar las páginas y huele divinamente a papel y no a plástico, como sucede con las ediciones de bolsillo. 

Bueno, el libro se estructura en 37 capítulos y la historia transcurre en tan sólo tres días: desde el viernes a las 16:45 horas hasta el domingo a las 18:00 horas. Los capítulos no son muy cortitos, pero tampoco son larguísimos. Tienen la extensión justa como para que te sorprenda el fin del capítulo. Si es muy corto, te acostumbras y terminas esperando el final del capítulo nada más empezarlo, y si es muy largo, terminas contando las páginas para ver cuánto falta. Pues con este, empezaba a leerlo y en cuanto me acostumbraba al capítulo, veía que terminaba. Y así continuamente. Eso me facilitó en gran parte el ritmo de lectura. 

Otro factor que hizo que disfrutara mucho de la lectura fue la pluma de la autora. No he leído ningún libro suyo, pero definitivamente me llevo apuntadas sus dos novelas anteriores, y estaré pendiente de si publica algún libro más (que lo hará, no me cabe duda). Su pluma es sencilla, fresca y amena. El vocabulario que emplea es sencillo y nada difícil de leer. Además, las frases son cortitas y de verdad que se lee rapidísimo. 

Ahora bien, en cuanto a contenido (os aviso de que aquí me estoy moviendo en terrenos desconocidos) no puedo comparar con muchos libros, pues otros thrillers que he leído son los de Pierre Lemaitre y Javier Castillo. Os lo digo para que tengáis en cuenta mi poco conocimiento en este tipo de libros, y quizá mi opinión se vea influenciada por eso. 

Como os decía, la trama, la historia me ha mantenido enganchadísima desde el principio hasta el final. Como bien se cuenta en la sinopsis, hay un asesinato dentro del hotel y los inquilinos no pueden huir fuera del hotel, pues están acorralados debido a una intensa helada. Durante tres días, los huéspedes van a sufrir unos días de muchísima tensión, miedo y cómo no, empezarán a salir a la luz diferentes secretos de cada uno. Se acusarán unos a otros basándose en lo que han visto, en lo que piensan... Una auténtica vorágine de intriga, prejuicios, sospechas infundadas y mil cosas más. 

A la altura de la historia también tenemos que tener en cuenta los personajes, que están perfectamente desarrollados y son una auténtica maravilla. Me pareció impresionante cómo consiguió dotar de personalidad a cada uno de los personajes, y también me pareció que cada uno aportaba una serie de valores diferentes. Desde un matrimonio abocado al fracaso hasta una escritora obsesionada con escribir antes de que se le acabase la batería del ordenador, pasando por un abogado de una reputación un tanto peculiar, por una mujer con estrés prostraumático... Me pareció que la autora se pasó un buen rato trabajando y desarrollando los personajes, y eso es algo que se agradece un montón. Hay una pequeñísima pincelada de amor y eso hizo que mi cerebro romántico se deleitara un poquito, pero fue súper, súper poquito. No os desvelaré nada, tranquilos. 

Yo personalmente sospechaba un poco antes del desenlace quién era la persona responsable de todo aquello, pero no me imaginaba para nada los motivos. Eso me ha gustado un montón, y para nada hizo que le restara emoción al libro. Los que me seguisteis por las historias de instagram sabéis de primera mano lo mal (y bien) que lo pasé leyendo el libro, lo que sufrí y el dolor de cabeza que tuve al día siguiente por las pesadillas que tuve. ¡Un auténtico cuadro!

Para concluir, un libro que es trepidante desde el principio hasta el final y apenas te deja descansar de los giros argumentales que da, abarca muchísimas cuestiones debido a las diferentes vidas de los personajes, y yo personalmente recomiendo que leáis el libro por la mañana o justo después de comer, porque por la noche... ¡Uf!

[Ejemplar enviado por la editorial]

Y creo que hasta aquí llega mi reseña, ¡para el próximo domingo más! 

¡Un besito y hasta otra entrada!
 Mo-